miércoles, 26 de agosto de 2009

Registro Civil

Acabo de leer este post de Santi Casas, "Registro Civil, en el siglo XIX" y no he podido 1) partirme de la risa, y 2) pensar en lo benevolente que es Santi. Voy a poner otro ejemplo también sangrante, y del registro civil de Fuenlabrada.
Esto es lo que había en la puerta durante el mes de agosto de 2008:
Lo que revela varias cosas:
  1. Se dan números, en la misma puerta. Citas por teléfono o internet? Agenda? Venga. hombre! Tambien podría añadir aquí que por cierto a la hora nominal de apertura (9:00 en agosto) tampoco habían abierto todavía...
  2. Sólo 20 trámites al día son atendidos. Impresionante. Y encima con el morro de decir que es favor del público, no de ellos!
Al lado había otro cartel que decía que sólo se podían hacer un reducido número de gestiones: nacimientos, defunciones y bodas. El resto, no. Así que si entre todas estas cosas suman 20 (y las sumaban sólo los nacimientos)... pues unos nervios. Y unas colas, porque para poder pillar el famoso numerito que te daban había que hacer una cola como mínimo desde las 6 de la mañana.

Toda la administración de justicia pertenece a otro mundo, a otro espacio-tiempo que no es en el que vivimos. El registro civil es aún peor, pero además empeora con el paso del tiempo... Por muchas leyes que nos den el derecho de relacionarnos electrónicamente (y quiero suponer que los servidores aceptarán más de 20 peticiones al día), nadie les va a poder tampoco reclamar ese derecho, es lo bueno que tiene ser juez y parte.

Como dice forges: País!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails