martes, 20 de julio de 2010

Hay e-books. Y después está Libranda.

No sé si he comentado lo feliz que soy con mi e-book reader de 6", marca SPC internet. Y eso que es de los más pobres, pero suficiente para mí, en combinación con Calibre. Así que parecía que algo como Libranda iba a venir(me) bien. Pero la verdad es que estoy sin palabras. Hasta dónde puede llegar la cutrez, la cortedad de miras y la pobreza de espíritu. En España, hacemos las cosas así, aquí lo que mola es la subvención a los lobbies. Lamentable. Eso sí, ya hay excusas para decir que "..es que la gente piratea...", "...hay que subir el canon...", "...lo hemos intentado, pero la gente..." e incluso, y si nuestros próceres no hacen algo para parar ACTA, "... al talego...".
Lo explican muy bien ALT1040 y Ricardo Galli. Sobre todo éste último, que viene a decir: "No nos llamemos a engaño, no pretenden vender e-books". No hay más que decir...
Ah! Para que nadie simplifique, y se me entienda como "gratis total", no es un tema del DRM (sólo): Aunque es una chorrada, y algunos autores demuestran que innecesaria, el tema es si el DRM es un obstáculo o no. Lo es en este caso, y no lo es en Amazon-Kindle.
País! (*)

ACTUALIZACION 26/JUL: En realidad, el error queda magnificado, y mucho, si lees el post de Tinta-e (Juan Luis Chulilla): Si en un Alcampo o similar tienes 14 modelos para elegir, bien situados y por debajo de los 200 euroes, es que los e-readers ya están establecidos. Y de algún sitio saldrán los libros...
(*) Sólo Forges puede resumir en 4 letras semejante sentimiento de desesperación. Si no lo hubiera hecho él, el castellano sería más pobre.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails