miércoles, 13 de octubre de 2010

Anonymous


Anonymous, o cómo en la red puede existir una implementación válida de algo parecido a la Anarquía utópica, y funcionar. Se trata de organizar un ataque de denegación de servicio (DDoS) contra los sitios de los lobbies de la industria y organizaciones afines (SGAE, Promusicae y Ministerio de Cultura en España), tumbando y dejando inactivas sus web.  Primero, me encanta el logo, con su texto seco, directo (Somos legión. No perdonamos. No olvidamos.), que he copiado del blog de Enrique Dans, uno de sus defensores-calificadores: no es una mafia, no son delincuentes, es un acto técnico de protesta. Y segundo, es una manera de dar visibilidad a los atropellos que se están sufriendo en muchos países y que aquí nos tocará dentro de poco, con la infame "Ley Sinde". Ciertamente hay un debate sobre el tema, con voces (todas muy autorizadas) a favor y en contra (Ricardo Galli, p.ej).

Mi posición al respecto es de duda. Creo que no es la manera de hacer las cosas, y se está dando cuerda, al poder presentarse como víctimas, a las organizaciones que luchan por coartar la libertad en la red. Vale que "ellos" empezaron primero con los DDoS, pero esos no son nuestro métodos. Nosotros sí creemos en la libertad en la red, e ir tumbando páginas o servidores no es el "mundo-red" que proponemos. Hay que asegurarse de que gente capaz de hacer estas leyes no esté nunca en disposición de poder hacerlas. Tenemos Votos. Tenemos iniciativas legislativas, aunque parecen funcionar sólo para los toros. Tenemos bloggers y personas importantes que pueden crear opinión.

Pero tampoco hay que exagerar las cosas y caer en el estilo periodista habitual: si hablo de internet, dejo el sentido común en el lavabo. Ayer hubo abucheos en la calle a políticos. Ha habido cortes de carreteras por las bravas en muchos sitios. Es fácil ver cortes de calles importantes por manifestaciones. Algunas incluso organizadas por un gobierno local. He visto imágenes en un país vecino volcando los contenidos de camiones... Bajo ningún concepto se puede calificar de delincuencia mafiosa un DDoS organizado cooperativamente a través de la red. Es una protesta. Las protestas existen. No hacen falta líderes, ya se ha demostrado sobradamente.  Y lo que también sobran son los motivos para esas protestas:
...así que... entiendo perfectamente que haya protestas. No estoy seguro que sea ésta la que tiene que ser. Sigo pensando que no. Pero no hay que escandalizarse, ni tomarlo como un vandalismo gratuito. Es simplemente eso, una protesta. Un signo más de los tiempos, que han venido para quedarse.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails