viernes, 9 de diciembre de 2011

Europa molaba, ya lo intuiamos. 2 pruebas mas.

Es que hoy me siento positivo. Porque me van llegando, o voy leyendo mejor dicho, buenas noticias. Seguro que viene algún ... y las estropea, pero de momento carpe diem.

"Las funciones de software no son objeto de protección del copyright", dice el Abogado General del Tribunal de Justicia de la UE, por el siguiente motivo: "llevaría a admitir la posibilidad de monopolizar ideas en perjuicio del progreso técnico y del desarrollo industria". Ole! (yo digo ole, no olé, no es que no sepa poner acentos. Que quizá tampoco :-)
Aunque hace referencia al copyright, espero que con esto acabemos también con los intentos patentes de software en Europa, sobre las que se estuvo dando vueltas, con muy malas maneras, durante mucho tiempo. Que no vuelvan. Porque es más de lo mismo.
También hace referencia a los lenguajes de programación (de hecho, la causa es que una empresa ha utilizado un lenguaje de programación que creó SAS, y fue demandada por ésta), que no pueden tener como tales derechos de autor, también en una excelente explicación: "En la medida en que el lenguaje de programación es un elemento que permite dar instrucciones a la máquina, debe asimilarse, por ejemplo, al lenguaje empleado por el autor de una novela. Por lo tanto, el lenguaje de programación es el medio que permite expresarse y no la expresión propiamente dicha."
Erasmus para los estudiantes de Derecho españoles ya, y obligatorio: Parece ser que fuera sí les enseñan a expresarse.

Y otra sentencia que está haciendo que este Tribunal me caiga definitivamente bien: Que los proveedores de servicios de internet monitoricen o filtren contenidos viola las leyes de la Unión Europea, y en concreto los derechos fundamentales de los europeos: El derecho a la libertad de la comunicación. Lo explican en El País.
De nuevo, espero que su corolario sea olvidar y enterrar el tema ACTA, del que no tengo dudas volveremos a oir hablar muy pronto. Nuestros pólíticos no hacen ni caso a los tribunales, europeos o españoles, pero aquí vamos tirando por censura administrativa directamente, que al fin y al cabo, los proveedores tendrán que implementar; Esto supondrá infringir esta sentencia directamente cuando la ley Sinde tenga reglamento.

Ambos temas, a pesar de parecer anecdóticos, oscuros o irrelevantes, son los pilares que marcarán la sociedad en las próximas décadas. Hacerlo bien ahora es fundamental.

Y ahora comparémonos: Qué estamos están haciendo en España nuestros próceres: Intentar aprobar la Ley Sinde en tiempo de descuento, con maneras aún peores que su promulgación. Desapareciendo dinero -directamente o en sociedades de gestion? de derechos-, proviniente de un impuesto revolucionario que mina tanto nuestra competitividad (empresarial y nacional) como el desarrollo de la sociedad de la información, que tanta falta nos hace, y donde SI podemos competir porque las infraestructuras necesarias son asequibles y la tecnología la podemos producir a diferencia de las industriales (coches o trenes, sin ir más lejos).

Otra comparación. El problema no son los políticos, son los políticos españoles: Neelie Kroes -una persona a la que haría presidenta de España o de Europa, pero ya, también lo hizo muy bien en Competencia-, Vicepresidenta de la UE y comisaria encargada de la Agenda Digital:
"¿Es el actual sistema de copyright la única herramienta para conseguir nuestros objetivos? Realmente no. Cada vez más, los ciudadanos escuchan la palabra 'copyright' y odian lo que está tras ella (...) Desgraciadamente, muchos ven el sistema actual como una herramienta para castigar y restringir, no como una herramienta para reconocer y premiar."
Ya lo decía Forges: País!

Vía Eroski Consumer y Enrique Dans.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails