lunes, 10 de octubre de 2011

Cal y Arena (electronica)

El pasado 19/Agosto, el consejo de ministros aprobó 2 iniciativas referentes a la facturación electrónica. Una en el camino correcto, y otra en el equivocado:
  1. Un punto único de envío de factura electrónica para la Administración General del Estado y sus entes, organismos y empresas dependientes. Bien! Porque lo de buscar la sede electrónica para cada destinatario, teniendo en cuenta que las facturas llevan el NIF destino, era de traca. Punto Positivo. Porque son estas iniciativas las que permiten desarrollar un tema que encajaría desde en "productividad" (tanto empresas como sector público) hasta en "transparencia" (para el sector público fundamentalmente. Así, todos sabríamos cuánto hay "en el cajón" por ejemplo -y que se valora en aprox. € 30.000M, casi un 3% del PIB)
  2. Creación del Foro Nacional sobre facturación electrónica. Con la paja habitual en los objetivos y funciones para estos organismos. Pero además, formará parte del Foro Europeo equivalente. Camino equivocado. Punto Negativo. Si se quiere implantar y difundir la factura hay muchas maneras de querer y no querer, pero sólo una de hacerlo. Es muy fácil: incluso sería suficiente hacer cumplir la ley (y si no gusta como está, modificarla). Y obligar a las entidades públicas, que arrastrarían a las privadas, a entrar en la facturación electrónica. Mira qué bien maneja todo el mundo, por pequeña que sea la EELL, un certificado digital para acceder al Plan-E o al ICO.  Pero desde luego, no será con foros que se "reúnen, facilitan, colaboran y asesoran" (he cogido los primeros 4 verbos que salen como funciones del foro) como vaya a mejorar la situación. Por cierto, tiene caracter exclusivamente consultivo. Pues eso.
vía Todo es electrónico

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails