miércoles, 29 de septiembre de 2010

País! (Bueno, no: Gobierno!)

 
[...] La mal llamada "Ley Sinde" nada tiene que ver con la sostenibilidad de la economía: únicamente con la sostenibilidad de la economía de quienes la han promovido. Lo que convierte su aprobación en una de las mayores tramas de prevaricación de la historia de nuestra joven democracia: legislar en contra del interés común y del dictamen de los jueces, para beneficiar económicamente a unos pocos.
 
 
Enrique Dans, en su blog.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails